viernes, 24 de octubre de 2014

OTRO VISTAZO AL FUTURO


     Mi post anterior me ha valido una reprimenda vía mail: he caído en el pesimismo, con el agravante de dar pábulo a una interpretación de la realidad en clave de conspiración. Como el señor Juncker acaba de decir que se propone que Europa recupere su registro social, el cuadro no es tan negro como yo lo pinto. ¿Qué quiere que le diga, amigo mío?
     Que el señor Juncker, uno de los muñidores del Tratado de Maastricht, va a olvidar en poco tiempo las lindas palabras que pronunció con motivo de su nombramiento como presidente del Ejecutivo comunitario es algo que doy por seguro. Sabía lo que tenía que decir en acto tan solemne, y lo dijo con el mismo desparpajo que le consagrará, por sus hechos, como el firmante del acta de defunción de la Europa que hemos deseado y perdido por obra y gracia de personajes como él.
    La mecánica es siempre la misma: decir algo bonito y luego dar el hachazo por la espalda. Así lo establece el protocolo… La misma Europa que tuvo que soportar el Tratado de Maastricht, el de Lisboa y el Mecanismo Europeo de Estabilidad, tres trágalas antidemocráticos,  va a sufrir el cuarto trágala, los acuerdos de libre comercio entre EEUU/UE, ya urdidos a nuestras espaldas por Juncker y compañía. 
     ¿Quiero decir con esto que el señor Juncker  está metido en una conspiración? La conspiración propiamente dicha, con nombres y apellidos, tuvo lugar hace cuarenta años, cuando un  puñado de ricachones norteamericanos decidieron pararle los pies a la marea progresista y justiciera de los años sesenta. En el libro Palabras para indignados, que escribimos Cristina García-Rosales y yo (de descarga gratuita en esta misma página) se ofrece un resumen de la conjura que desencadenó la “revolución de los muy ricos” con el neoliberalismo como plato único.
    El señor Juncker no tuvo ni arte ni parte en esa conjura. Fue ganado para la causa, como tantos otros, cuando era una persona hecha y derecha, cuando se movía en las coordenadas de la democracia cristiana, sin  imaginar que estaba llamado a formar parte del plantel que se encargaría de desnaturalizarla. ¿Cómo pasó de  la democracia cristiana al neoliberalismo (incompatible con ella)? ¡Solo él podría explicarnos su metamorfosis! Si cayó por el estómago, por la mente, por el bolsillo o por seguir la moda, nunca lo sabremos. Allí está, al frente del Ejecutivo comunitario, y hará lo que tiene que hacer sin que nadie se lo sople en la oreja.
     Nos vemos ante las consecuencias del triunfo de la revolución de los muy ricos, ciertamente espectacular, al punto de que tiene poco sentido hablar de conspiración en la actualidad. La madeja ya no conduce a un puñado de personajes en la sombra. Dicha revolución no necesita una cabeza; tiene muchas, de todos los tamaños y colores. Ha logrado transformar, por medio de la propaganda y a golpes de talonario, la mentalidad de la casta transnacional, antaño mucho más prudente, y la de millones de seres humanos, que ahora caen en la cuenta de que la ley de la jungla no hace excepciones.
    Para entender lo que está pasando ya no basta con tener conocimiento de la conjura inicial. La cosa ha ido a mayores y para no simplificar el fenómeno que nos amarga y destruye conviene, creo yo, hacer uso del concepto que acuñó Ian Kershaw para describir el modo de funcionar de la elite nazi. Trabajaba esta “en la dirección del Führer”. Ahora se trabaja “en la dirección del capitalismo salvaje”, para lo que ya no hacen falta instrucciones misteriosas. No tiene sentido buscar la guarida del ogro con ánimo de ajustarle las cuentas. Está por todas partes, por difusión, cuenta con miles de peones, desde el maduro peso pesado Juncker hasta  nuestro pequeño Nicolás, un aprendiz muy prometedor.  
    Tuve la esperanza de que los dirigentes europeos frenaran a tiempo, una ingenuidad por mi parte. Ahora los veo relamerse, insensibles a las consecuencias sociales, sordos a cualquier consideración sensata. Y habrá una confrontación. Si creen que van a poder terminar de desplumar a los europeos con juegos de palabras y mentiras, están muy equivocados. Y si nosotros creemos que van a resignar su poder sin agotarlo seríamos unos tontos.
     Que el chanchullo neoliberal-neoconservador haya entrado en fase terminal al quedar en evidencia su necedad, su crueldad, su cutrez intelectual  y la insostenibilidad de la pirámide de Ponzi económica en que nos ha involucrado arteramente, se podría prestar a algunas consideraciones esperanzadoras; pero dará tanta guerra y dejará todo tan destruido que no soy capaz de recrearme en ellas.
    Puede que más allá haya un mundo mejor, pero lo cierto es que aquí y ahora tenemos que vérnoslas con la Bestia neoliberal-neconservadora, elitista, clasista, maquiavélica, malthusiana, ricardiana, spenceriana, esencialmente antiilustrada y antidemocrática,  para la cual los derechos humanos no pasan de ser un cuento de hadas. Del hecho que no de que haya sido desenmascarada ante los ojos de la opinión pública y de que se haya quedado sin argumentos para proseguir su galopada nihilista no logro extraer ni la más pequeña dosis del optimismo que me demanda mi amable contradictor.

viernes, 17 de octubre de 2014

UN VISTAZO AL FUTURO

     Vamos a ciegas, pendientes del retrovisor, de los escándalos, de urdangarinazos, gürtelazos, barcenazos, pujolazos y tarjetadas. La irrupción del Ébola y las maniobras de la Generalitat nos distraen en el peor momento, cuando el futuro se nos echa encima.
      No hemos salido de la primera depresión  y nos dicen que corremos el peligro de caer en la tercera. Contando con las alucinantes trapacerías de la banca en la sombra y con la vertiginosa crecida de la deuda eran de prever males mucho mayores a los ya padecidos. Hasta parece milagroso que esta monstruosidad neoliberal todavía no haya reventado. Claro que existe una hoja de ruta, cuyo seguimiento requiere paciencia, dominio del arte de perder el tiempo sin que lo parezca y una ocultación de los propósitos y las etapas a recorrer.
      Se harán fantásticos pases trileros pero no se moverá un dedo hasta que la singularidad europea en materia de leyes sociales y ambientales haya sido borrada del mapa. Quienes tienen la sartén por el mango saben que hay cosas que no se pueden hacer de la noche a la mañana, como tampoco hicieron en Estados Unidos. Lleva su tiempo convertir a Madrid o Atenas en ruinas como Detroit, pero todo se andará. Cuando la cosa haya sido hecha, la obra de mano europea será tan barata como la del sur de Estados Unidos, y será de lo más normal que un ciudadano enfermo sea discretamente sacado de la cama del hospital y depositado en el parque más cercano.
     La idea es imponernos a los europeos un sometimiento absoluto al tratado EEUU/UE, algo que se está tramando en estos momentos con todo el secretismo que el caso merece y que nos será presentado en breve como el remedio a todos nuestros males. En ese siniestro negocio transnacional están implicados los genios de Bruselas.
     Martin Schultz y Jean-Claude Juncker se frontan las manos, encantados de que estemos en las nubes. Sépase al menos que estos señores son de los que juegan sobre seguro, por actuar como vicarios de un poder más alto y misterioso. Del hecho de que pertenezcan a distintas sensibilidades políticas, presunto socialdemócrata el primero y radicalísimo neoliberal el segundo, se deduce lo ya dicho por la señora Thatcher, que no hay alternativa. Del consenso inteligente y productivo hemos pasado al entendimiento mafioso encaminado a dejarnos en los huesos.
     Si al socialismo español no le conviene en estos momentos respaldar al señor Cañete, no importa, porque lo apoyan los socialistas europeos en bloque a cambio del respaldo de los populares a Pierre Moscovici, elegido comisario de Asuntos Económicos (trotskista en origen, devenido en simple trilero como pronto se verá). Pudo uno creer desde la calle que era una torpeza proponer desde La Moncloa a un personaje tan polémico y quemado como Cañete para comisario de Energía y Cambio Climático, pero no. Era el hombre, precisamente por sus yogures caducados, sus concomitancias petrolíferas y su condición de abogado del Estado en excedencia. Pues claro que no se trataba de confiar el cargo a un ecólogo.
     El hecho de que Cañete fuera elegido por 83 votos a favor y 42 en contra nos indica la correlación de fuerzas, según la cual entiendo que el tratado EEUU/UE saldrá adelante contra viento y marea, a la mayor brevedad, antes de que se altere esa correlación.
     La Europa de los mercaderes llama rebato contra el populismo y el nacionalismo, sea de derechas o de izquierdas. Lo que viene es, no quepa duda, un enfrentamiento entre los partidarios neoliberales del tratado EEUU/UE, auxiliados por unos  socialdemócratas tan falsos como Judas y por la mano del mercado, todos ellos vendepatrias por definición, por un lado, y por el otro sus detractores de signo diverso. Ya veremos lo que pasa. De momento, el subidón de Syriza en las encuestas se contrarresta preventivamente con el temor a la “tercera depresión”, y toda la potencia del establishment se aplica a sostener a Nueva Democracia y al PASOK, decididos a enterrarse juntos como si fuese lo más natural.
    Uno puede creer que los genios de Bruselas están aterrados ante la eventualidad de que Syriza deje en la cuneta a tan desgraciada pareja, pero sospecho que les da igual. Hasta los creo capaces de esperar el acontecimiento con cierta ilusión, para darle duro al país y enseñar al mundo lo peligroso que es salirse de la hoja de ruta. Si gana Syriza se nos hará saber en la cabeza de los griegos en qué clase de juego brutal nos vemos inmersos.
    Ya veremos lo que sucede en España. El PP se la está jugando, evidentemente, lo que solo se puede entender si se tiene en cuenta su ciega confianza en el apoyo de los genios europeos a los que se debe y obedece.  O no habría osado distanciarse de la sensibilidad normal de manera tan loca.  Si las cosas vienen mal dadas en las urnas,  desde las alturas caerá la orden de imponer un gobierno de coalición, un engendro a la griega o un gobierno de gestión a la Monti.  Pero todavía no hemos llegado a ese punto. La hora habrá sonado cuando tanto el PP como el PSOE, humillados en las urnas, caigan en la tentación de hacer efectivo su peculiar entendimiento a cara descubierta, obedeciendo a la llamada de teléfono del poder atlántico. 
    Ahora estamos en fase electoral. Se habla de raíces vigorosas a sabiendas de que la situación económica es horrible y de que todo el tinglado está sujeto con alfileres y bajo la amenaza de una deuda monstruosa. Se pone el acento en unos indicadores económicos y se ocultan otros. Se retira el proyecto antiabortista de Ruiz-Gallardón. Se le indica al ministro Wert que no abra la boca y que aparezca lo menos posible. Se le ordena al señor consejero de Sanidad Javier Rodríguez que pida perdón. Se coloca a la ministra del Jaguar en segunda fila. El fascinante señor Rato se convierte en otro innombrable. No viene mal que el señor Rosell reclame el despido libre, porque así se puede presumir de prudencia y centralidad. Va Rajoy y se hace una foto en el Carlos III. Todo bajo control. Se suprime la tasa de basuras. Se presentan unos presupuestos generales antisociales y se los llama sociales. España ha dejado atrás el cabo de Hornos, es ejemplo digno de imitación, el empleo se recupera, se han hecho los deberes, ahora toca cosechar. Se propone una reforma fiscal llena de trampas con la intención de alardear del cumplimiento de la promesa de bajar los impuestos. Las cuentas no van a cuadrar, pero no importa porque se da por descontada la ayudita de los genios del Norte, ya resignados a que los peores hachazos se den más adelante. Si todo esto falla, vendrá lo del gobierno de coalición, más  o menos cuando  toque ponerse en sintonía con el acuerdo EEUU/UE y restregarnos el sucio artículo 135 de la Constitución para mejor desplumarnos. A mayor resistencia, peores modos (la nueva del de Seguridad Ciudadana es un pequeño anticipo).
     ¡Quién sabe a qué extremos se llegará! Hay que contar con la tenebrosa experiencia acumulada en cabeza ajena. Somos víctimas de una repetición a escala ampliada de lo que se hizo en otras partes. Reléase La doctrina shock. El auge del capitalismo del desastre, de Naomi Klein. [http://www.naomiklein.org/shock-doctrine/materiales-espanol].  A poco que nos descuidemos acabaremos encerrados en las coordenadas maltusianas y ricardianas del siglo XIX, con el agravante de que no habrá fábricas donde ganarse el pan, ni tierra que rascar, ni espacio para emigrar.

    

miércoles, 15 de octubre de 2014

LA CASTA Y LA BESTIA NEOLIBERAL

     Se ha impuesto el uso de la palabra “casta” para designar a la clase que monopoliza los resortes del poder en beneficio propio. Casta: los de arriba, el famoso 1% y sus peones de brega y cómplices necesarios.
     Se calcula que el 20%  de la población pertenece a la clase satisfecha y  se da por supuesto que milita a favor de la casta, indiferente al destino del 80%. A veces, suena como si ese 20% fuera casta todo él, otras veces la palabra  designa únicamente a los responsables directos del atropello que estamos sufriendo, matiz explícito en la expresión “casta extractiva”.
      Se prescinde metódicamente de palabras que recuerden la lucha de clases. “Interclasista” está fuera de uso. La palabra oligarquía se emplea de uvas a peras, como condimento culto y puede sonar como un arcaísmo, como establishment, como “élite del poder”… Es curioso, pero muy típico de nuestro tiempo, si tenemos en cuenta que ya no se habla de capitalismo sino de “economía de mercado”, con idéntico afán de halagar a los oídos poco avisados, de no alarmar.
      Se plantea, pues, una lucha entre los de la casta y los que no pertenecen a ella, quedando en segundo plano confrontación entre ricos y pobres, capitalistas y trabajadores, poseedores y desposeídos. En primer plano figura la pugna entre la gente y sus representantes políticos asociados a la casta, considerados ilegítimos por sus hechos, por su desprecio del bien común.
       Con la palabra casta se pueden eludir los fantasmas que podrían asustar, y así replantear las cosas en términos de una sencilla confrontación democrática, de la que tendrá que derivarse, en teoría, una victoria abrumadora del 80% de la población sobre el 20% que se le ha subido a la chepa. Esto si se lograse movilizar a la gente, también a los que no saben si son de izquierdas o de derechas, si son burgueses o proletarios, a toda la gente que no necesariamente va a asumir la condición de pobre aunque lo sea pero que reconoce su no pertenencia a la casta y el asco que le produce. Ni falta hace decir que con la palabra casta se apela a la conciencia de quienes hasta la fecha han confiado en los dos partidos hegemónicos, mostrándoles su emplazamiento en el campo de batalla político. Sobre la casta se concentra, pues,  el enorme resentimiento acumulado, con el correspondiente aprovechamiento de los beneficios  de tener un enemigo, una necesidad imperativa  (Karl Schmitt) si se aspira a unir voluntades.
     Yo utilizo la palabra casta porque está en el aire,  pero  la verdad es que no me satisface ni en el plano teórico ni en el práctico.  Por su propia vaguedad invita a personalizar a capricho y, por lo tanto, a alimentar tendencias incompatibles con una sociedad plural. Ya hay gente devolviendo el golpe,  diciéndonos que Pablo Iglesias pertenece a la casta desde el punto  y hora en que recibe una remuneración decente y se desplaza en avión. Por este camino se llega a condenar como apestado al propietario de una vaca. En realidad, cualquiera puede ser acusado de connivencia con los intereses de la casta, lo que no deja recordarnos los tiempos en que no tener las manos encallecidas podía costarle a uno la vida en un lado, en tanto que del otro los callos podían conducir directamente al paredón. Creo que lo mejor es curarse en salud y no dar pábulo a esas primitivas formas de enemistad que acaban necesariamente mal. No pretendo proscribir la palabra casta, que tiene vida propia. Pero me parece recomendable que nos andemos con cuidado.
   Nos encontramos ante un asunto de poder y en grave desventaja. Sería un error estigmatizar mecánicamente a quienes han ejercido o ejercen algún poder, grande o pequeño, esto es, ponerlos a la defensiva, en situación de apoyar a la minoría depredadora propiamente dicha, lo que podría ocurrir por miedo. Para alterar el curso de los acontecimientos en sentido positivo y no traumático, hace falta  (la historia lo enseña) el apoyo de mucha gente que de un modo u otro participa del poder. No nos quepa duda de que en la esfera del poder (en  los partidos, en el parlamento, en la judicatura, en las fuerzas de seguridad, en los distintos ministerios, en la Iglesia, y en la propia banca) hay gente que se lleva las manos a la cabeza  por lo que está pasando, al menos en la intimidad. Y esa gente también hace falta para impulsar el cambio o, al menos, para que no se oponga de puro miedo a lo desconocido.
    Por este motivo opino que conviene poner el acento en la “casta extractiva”, en la “casta depredadora”, en lugar de generalizar. También creo que  el grueso de la artillería debe apuntar a la Bestia neoliberal, el verdadero enemigo a batir en España, en Europa y en el mundo, no a un grupo humano impreciso. Debe apuntar a la mentalidad que la hace posible, y desde luego que también a la filosofía de pacotilla que le sirve de basamento.
    El cambio que anhelamos las personas indignadas pasa por una modificación de la escala de valores y de los usos y costumbres que la revolución de los muy ricos ha impuesto metódicamente a lo largo de tres décadas. Como es sabido, los promotores de esa revolución (o mejor dicho, contrarrevolución) se tomaron totalmente en serio la “batalla de las ideas” tan cara al pensamiento de Gramsci. Y la ganaron, aprovechándose del desconcierto de sus oponentes, que no imaginaron que tanto Gramsci como el propio Trotski pudieran ser usados desde el poder por unos intelectuales de tres al cuarto, ávidos de dinero, unos auténticos felones.
     Se trata,  pues, como siempre, de ganar la batalla de las ideas. Designar cabezas de turco o condenar clases enteras es más fácil, pero más vale no tomar ese atajo.  El momento, además, es especialmente propicio a una acción intelectual radicalísima contra la Bestia. Porque los crímenes y desafueros que le son propios están ya a la vista de todos, también a la de quienes no la vieron venir y la celebraron, tanto en España como en el mundo.
     No hace falta ser ningún genio para saber que en manos de la Bestia neoliberal ni la humanidad ni el planeta tienen salvación. Pero no basta la indignación. Hay que pensar, hay que ofrecer una alternativa creíble y sensata. Recuérdese el deleite de la señora Thatcher al deletrear el principio de que no hay alternativa. Las alternativas increíbles o insensatas, entre las que figuran las apuestas a cara o cruz, solo podrían servir para darle la razón a esa bruja victoriana.  Y además, aquí se trata de cambiar a unos ladrones por otros, de sustituir a unos mafiosos por otros. Se trata de cambiar la mentalidad y de filosofía, de dejar a la Bestia sin aire, sin peones y sin honor.

domingo, 12 de octubre de 2014

NÁUSEAS

    El doctor Javier Rodríguez, nada menos que consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha quedado retratado ante la opinión pública. Ha declarado que la responsabilidad por el contagio del Ébola recae en la auxiliar de enfermería Teresa Romero; de paso,  ha insinuando que es una mentirosa, como si hubiese falseado los datos relativos a su fiebre. 
    Con tal declaración, el personaje, que presume de “bien comidito” y de tener “la vida resuelta”, me ha indignado por su inhumanidad y  por su obvia intención de exonerar a un gobierno que, tras haber desmontado centro especializado del hospital Carlos III, estuvo a punto de meter al primer sacerdote rescatado en La Paz (¡horror!), incurriendo luego en sucesión de chapuzas temerarias que si no ocasiona más víctimas será por milagro. A mí me parece una locura que sea el personal sanitario de cuidados intensivos de La Paz el encargado de las tareas más delicadas en el Carlos III. ¿A quién se le ha ocurrido? ¿Acaso son más temibles los gastos en personal que el maldito virus?
    Caspa y prepotencia elevada al cubo. Los sacrificios y las incomodidades para la plebe. Nulo sentido de la propia responsabilidad. Claro que el problema no es el doctor Rodríguez, sino el tipo humano que representa. En manos de gente así el país está perdido. Y no me acostumbro. En cuanto topan con la realidad, estos personajes se comportan como si fuésemos imbéciles, con un tonillo caciquil que revuelve las tripas. Van a lo suyo, y al diablo la realidad, al diablo  la verdad, al diablo la humanidad. ¡Qué personajes! ¡Qué peligro!
     El viejo caciquismo y los modales del señorito de antaño reaparecen potenciados al máximo por el cóctel neoliberal, elitista  y despiadado. Ingenuo de mí, creí que habíamos progresado. Como si el “que se jodan” de la señora Fabra en sede parlamentaria no hubiera sido suficiente. Por lo visto, los de arriba son estupendos y los de abajo somos torpes y mentirosos. No es que estemos expuestos a acabar en una sociedad clasista de la peor especie, es que ya estamos metidos en ella. O nadie osaría expresarse así.
    El doctor Rodríguez  no está solo: ahora mismo varios medios de comunicación y diversos periodistas orgánicos jalean su miserable justificación del primer caso de contagio del Ébola en Europa. ¡La culpa es de la enfermera! Para el caso de que enferme también el médico que la atendió en el hospital de Alcorcón, ya nos ha explicado Rodríguez que si el traje de protección le quedaba corto de mangas, la culpa no sería de las autoridades sanitarias, sino exclusivamente suya, por ser  de elevada estatura. Y claro que ni una palabra sobre el bajo nivel de protección que ofrecía de por sí dicho traje, ni de cómo fueron pillados por sorpresa en Alcorcón, un detallito sin importancia, como el hecho de que los expertos europeos acaben de sentenciar que el Carlos III carece de la infraestructura necesaria para tratar a las víctimas del Ébola de forma segura. ¡Adelante con los faroles! 
      Vivimos en la época de la  mentira y la cutrez. Si esto se atreven a propalar el doctor Rodríguez y sus corifeos a propósito de un tema como el Ébola, ante un pueblo que algo sabe de contagios, mejor no pensar en lo que pasa cuando el tema va de brujería económica. No nos extrañe que se siga hablando de raíces vigorosas, a ver si cuela. Me gustaría pensar que el poder atontado a esta gente. Pero, qué le voy a hacer, se me impone la hipótesis del cinismo absoluto.

miércoles, 8 de octubre de 2014

EN EL REINO DE LA DESCONFIANZA

    Vamos de Pujol a las tarjetas fantasmas de Bankia y de ahí saltamos a la irrupción del Ébola, ya con la sensación de que siempre nos ocurrirá lo mismo, a saber, que nos enteraremos tarde, cuando el daño es irreparable, cuando solo nos quepa constatar que, obligados a pagar los platos rotos por acuerdos que nos son ajenos, estuvimos patéticamente indefensos a lo largo de todo el camino.
     Si se desmontó la unidad especializada del hospital Carlos III, que por algo existía, ¿qué cabía esperar? Aquí nada ha ocurrido por casualidad. Los señores Pujol y Blesa llevaban años haciendo de las suyas, amparados por complicidades de altísimo nivel, como los señores Bárcenas y Urdangarín (presuntamente, por descontado). A los daños económicos y sociales viene ahora a sumarse un daño sanitario de interés mundial, resultado de recortes de una frivolidad que hiela la sangre.
    Vienen a la memoria los fallos de seguridad que causaron las tragedias del Alvia y del Yak. La respuesta es siempre la misma: se investigará…, todo se ha hecho correctamente. Lo que se empieza con brillantez, el lanzamiento de un banco, el tren veloz (digno de exportación)  o la acción humanitaria (propia de una potencia de primer orden), acaba fatal  para las gentes normales, siempre por la misma razón: unas chapuzas en la parte no visible.  Los militares se estrellaron en un avión comatoso, el Alvia se salió de la curva por motivos tercermundistas encubiertos. Así vamos. Al final la culpa de todo ha sido del conductor del Alvia;  ahora, de la enfermera, que supuestamente se tocó la cara.  Nunca de las altas autoridades y sus famosos protocolos.
    Se constata que la indignación viene acompañada por una desconfianza máxima. ¿Nos dicen que es preceptivo liquidar a ese perrito llamado Excalibur? ¡Pues no les creemos! ¡Salimos en tromba en defensa de su vida!
    Quienes se han felicitado de las raíces vigorosas de nuestra economía causan una alarma social tintada de paranoia cuando insinúan que no hay nada que temer en lo tocante al Ébola. La confianza en el sistema se ha venido abajo por dilapidación. Si uno se pregunta cómo se podría recuperar este bien tan precioso, se queda en blanco. Y no habiendo confianza, no puede haber esperanza,  por lo que hay que comprender que mucha gente se la busque en la demolición del sistema y su sustitución por otro de nueva planta. Lo que no es prudente, pero tampoco más imprudente que los usos políticos y económicos que nos han metido en este callejón sin salida.

domingo, 5 de octubre de 2014

EL ESCÁNDALO DE LAS TARJETAS


      Con la que está cayendo, con las preferentes supurando, con el rescate de Bankia cargado en la cuenta del sufrido contribuyente de hoy y de mañana,  estalla el escándalo de las tarjetas fantasma. Como ya conocemos el percal, no hay sorpresa. Preparados estamos, además, para que los inventores y los usuarios de dichas tarjetas se vayan más o menos de rositas. Ya sabemos que estas trapacerías se hacen, aunque no lo parezca, sin perder de vista el filo de la navaja, resultando de ello que lo que desde la calle se ve como estafa clarísima sea una listeza no punible desde la óptica de la autoridad, acaso por razones de caducidad o por no haberse superado el límite entre el pasadón y el delito propiamente dicho. Una cosa son los chorizos y  otra los chorizos de guante blanco, siempre supuestos y sumamente huidizos.
      Si nos atenemos a la formidable serie de escándalos habidos hasta la fecha, este de las tarjetas bien podría ser, aunque haya otros más gordos, el definitivo, el que sirva para dar por archidemostrado lo que da de sí la mentalidad de la llamada casta, sobresaliente en desfachatez. Y esto porque el mecanismo es, a diferencia de lo ocurrido en casos como los de Bárcenas o Pujol, mareantes desde la calle, de una sencillez tal que cualquiera puede entender la jugada.
    Todos sabemos qué es una tarjeta y qué un cajero. Por así decirlo, el señor Blesa y los usuarios de las tarjetas opacas han sido pillados por la ciudadanía con las manos en la masa, y resulta de poca relevancia que devuelvan el dinero o que dimitan o los dimitan. La imagen ha quedado en la retina de forma indeleble. Los pillados in fraganti representan a todos los equipos, tan entongados entre sí que vemos confirmadas nuestras intuiciones más maliciosas e inquietantes. Que unos hayan abusado menos que otros no suaviza el cuadro.  El efecto político es devastador, potenciado al máximo por la mezcla de personas conocidas y desconocidas, representantes estas de los misteriosos sujetos que chupan y chupan.
     Ahora se anuncia por parte de la autoridad una investigación a fondo sobre tales tarjetas en  todos los ámbitos, Ibex incluido. Si resultase que son de uso normal no solo en Bankia, los pillados de esta entidad podrían refugiarse en la multitud de agraciados,  en una costumbre tan arraigada que no se puede erradicar de la noche a la mañana. A saber lo que resulta de esa tardía pesquisa; de momento, ya tenemos bastante. Se ha metido mano al dinero ajeno, se ha burlado a Hacienda, se ha despilfarrado, se ha traicionado, pringado, sobornado, etc., etc.
      Nos vemos ante una curiosa retroalimentación de la picaresca y el caciquismo de toda la vida y los modos neoliberales. El resultado es  una ola de inmundicia que viene de lejos y que de momento no hay dique que detenga. El bien común no figura en la corta lista de intereses de esa clase satisfecha, mafiosa y chupóptera que ahora se llama casta, ya habituada a toda clase de privilegios, ya puesta en situación de despreciar y saquear al común de los mortales con la mayor naturalidad.
    ¿Se imagina el lector al usuario de la tarjeta fantasma aproximándose de lado al cajero, con gabardina y gafas negras? Yo no. Lo veo actuar a cara descubierta, con la autoestima por las nubes, con una buena conciencia a toda prueba, ajeno a la relación entre sus billetes y el sudor del prójimo.
    Lo tremendo no es el asunto de las tarjetas, sino esa naturalidad con la que se succionan los dineros arduamente producidos por los  pobres diablos que se encuentran en un plano inferior, sometidos a otras leyes y controles. Cuando el proyecto de devolvernos al siglo XIX se haya sido cumplido hasta sus últimas consecuencias, las tarjetas negras serán invisibles e indetectables, y la gente común será sencillamente pobre, como entonces. Lo de las tarjetas, siento decirlo, es un pequeño botón de muestra, una indicación de la mentalidad subyacente. Con esa mentalidad no solo se acaba con una caja antaño solvente y respetable, sino también con un país hecho y derecho. ¡Lo estamos viendo!

       

jueves, 2 de octubre de 2014

EL DESAFÍO DE LA GENERALITAT

   En el peor momento, cuando la Bestia neoliberal nos está comiendo por los pies, se entra en una fase de gravísima incertidumbre en el plano de la organización territorial. Hasta aquí hemos llegado por una serie de insensateces y torpezas que causará no poco asombro a los historiadores del mañana. ¿Y ahora qué?  Dicho sea con la debida frialdad y con respeto a las partes implicadas, lo único claro es que el follón le viene de perlas a la citada Bestia, experta en maniobras de camuflaje y en hacer saltar países.

    Ya tenemos a CIU y a ERC encubriendo su antisocial conducta y su extravagante maridaje con  una gran pasión nacionalista. Ya tenemos al gobierno de la nación haciendo exactamente lo mismo. Si el derecho a decidir es legítimo en teoría,  en este caso concreto huele tan mal como el desprecio que merece a dicho gobierno. La idea de arroparse en la bandera para ocultar las vergüenzas es tan vieja como peligrosa para la convivencia. Tercia entonces Pedro Sánchez y nos invita a apostar por una reforma constitucional. Con semejante enfrentamiento de por medio y con la irritación reinante, ¿es verosímil que tal reforma sea un éxito? La cosa ha llegado a tal punto que un federalismo asimétrico puede saber a poco a los catalanes y sentar mal a los demás. Mientras lo discutimos, en todo caso, la Bestia neoliberal se dará otro festín a nuestra costa, feliz de que este país sea incapaz de concebir nada que le pueda molestar.