Mostrando entradas con la etiqueta Manuel Penella Heller. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Manuel Penella Heller. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de mayo de 2019

EVA PERÓN, MI PADRE Y LA RAZÓN DE MI VIDA

    Coincidiendo con el centenario del nacimiento de Eva Perón, Emecé publica Evita y yo, libro póstumo de mi padre, donde he reunido sus valiosísimas páginas sobre el peronismo, sobre su relación con la primera dama de los argentinos y sobre la escritura del libro que ella firmó, La razón de mi vida
    La publicación de Evita y yo me quita un gran peso de encima. Yo deseaba ver debidamente vengado a mi padre ante el tribunal de la historia, hasta la fecha injusta con él, y al final me he salido con la mía. 
   La razón de mi vida que conocen los argentinos es una lamentable tergiversación del original, y las cosas no podían quedar así eternamente. Una cosa es el original, que obra en mi poder, y otra muy distinta la versión oficial. 
   En su momento, ya fallecida Eva Perón, mi padre exigió una lectura comparativa entre el original de La razón de mi vida y la versión oficial publicada por Peuser en 1951. Reclamó ese peritaje tanto por decoro intelectual como por motivos económicos, seguro, además, de que Eva Perón había sido engañada. Era de rigor una argentinización del texto, pero el encargado de la tarea, Raúl Mendé, eliminó una tercera parte, borró cuanto quiso y añadió lo que le dio la gana, al parecer, según el padre Benítez, con el propósito de de complacer a Perón. 
    Imagínese la situación: A mi padre no le pagaban lo convenido (la mitad de los beneficios del libro) y por ahí iba Raúl Mendé propalando el bulo de que el manuscrito era tan malo que había tenido que reescribir la obra de principio a fin. Se requería  una lectura comparativa a cargo de expertos neutrales. Pero a mi padre no le hicieron el menor caso. La enfermedad y la muerte de Evita lo habían dejado completamente indefenso. Las personas que debían cumplir lo prometido por ella, empezando por el presidente Perón, le dieron la callada por respuesta. No le pagaron y la versión oficial pasó a la historia como libro maravilloso o como ridiculez aborrecible, según el punto de vista. 
   Desde la caída del peronismo hasta la fecha se ha atribuido la autoría de La razón de mi vida a Manuel Penella de Silva. Ningún consuelo… Imagínese el lector lo que fue para mi padre verse asociado a ese libro mutilado y deformado, verse responsabilizado de las ñoñerías, simplezas y monstruosidades (piénsese en la comparación de Perón con Jesucristo y con Alejandro Magno) que salieron de la pluma del señor Mendé. Y conste que esto le dolía no solo por él, sino también por Eva Perón. 
   Por culpa de la versión oficial de La razón de mi vida –convencional hasta la náusea– Eva Perón se ha visto excluida de la historia del feminismo. De modo que yo, al dar a la imprenta el testimonio de mi padre y al ofrecer una lectura comparativa de ambos textos, no solo libero a mi padre de los desatinos de Mendé. También Eva Perón aparece bajo una luz distinta, liberada, en situación de ser recolocada en la posición que le corresponde en el debate sobre el papel de la mujer en la historia, recolocada como feminista, en la corriente que se ha dado en llamar feminismo de la diferencia.
   En ausencia de los datos que figuran en Evita y yo, se entiende que se haya dejado volar la fantasía y que hayan fraguado algunos lugares comunes en el imaginario de los argentinos. Desde la óptica peronista, bien estaba reducir a mi padre a la condición de un escriba pasivo,  para salvar la autoría de Evita. Desde la óptica antiperonista, para dejarla retratada como una nulidad intelectual y como una pretenciosa por hacerse escribir un libro, nada mejor que agitar la versión oficial de La razón de mi vida y dar a entender que el tal Penella de Silva era un don nadie, a lo sumo un avivado.  Nadie parece haberse preocupado por la pregunta acerca de por qué la primera dama de los argentinos confió su firma a un forastero. En fin, amigos, pienso que quedarnos con esos lugares comunes y con esa pregunta sin responder es muy empobrecedor para todos. Creo, además, que ya es tiempo de echar un vistazo al sueño a la vez feminista y humanitario que compartieron Eva Perón y mi padre. Que ese sueño se frustrase no representa una objeción, y menos en los tiempos que corren. (Véase Evita y yo, https://www.amazon.com/dp/B07RN2PGWH  )